¿Los gestos de expresión muy marcados te hacen ver mayor? No te preocupes, hay una solución! La infiltración de Toxina Botulínica.

La toxina botulínica es producida por un tipo específico de bacteria. Cuando se inyecta, la toxina botulínica bloquea determinadas señales nerviosas que producen la contracción de los músculos. Los músculos se relajan, con lo cual se reducen las arrugas. Este efecto dura aproximadamente entre 3 y 6 meses. Luego, los músculos vuelven a tener movilidad como antes  y las arrugas y marcas de expresión reaparecen paulatinamente.

El procedimiento consiste en desinfectar la zona e inyectarle toxina botulínica con una pequeña jeringa en determinados músculos faciales. Esto solo tarda unos minutos y es prácticamente indoloro. El paciente podrá continuar con sus actividades diarias normales inmediatamente, solo debe tener la cabeza derecha erguida por 4 horas (no puede acostarse a dormir, por ejemplo). Luego de las 4 horas, no tiene ningún cuidado especial adicional.

Aproximadamente 4 días después de la inyección, notará que algunos músculos comienzan a relajarse. Al 7º día ya podrá notar que los músculos están inmovilizados y las arrugas de expresión ya no se forman. Después de 1 semana, es probable que vea menos líneas y arrugas faciales. Este efecto desaparece en un período de 3–6 meses. Como resultado, la inyección de Toxina Botulínica provocará que no se marquen las líneas de expresión y que no se formen las arrugas como las que tenemos en la frente, el entrecejo, nariz y contorno de ojos (las odiadas patas de gallo).

En PINEAL utilizamos cookies propias y de terceros para analizar tus hábitos de navegación, realizar estudios estadísticos, ofrecerte publicidad así como para conectar y compartir en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la utilización de dichas cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies