Desayunar como rey, Comer como Príncipe y Cenar como mendigo

Muchas veces hemos escuchado estas frases:

“Debes dejar de ingerir carbohidrato para bajar de peso. Debes aumentar las proteínas, suprimir las grasas o comer carbohidratos pero hasta las 18:00 hrs., debes aumentar la ingesta de fibra, comer al menos 5 porciones de frutas o verduras al día y beber mucha agua.”

Existen diversas corrientes de “alimentación saludable”, que presentan sus diferentes teorías respecto a la forma correcta de alimentarse, para mantenerse delgado y saludable. Éstas suelen estar basadas en el alto consumo de proteínas, basadas en el alto consumo de proteínas y grasas, en el vegetarianismo, veganismo o también en el consumo equilibrado de todos los grupos alimenticios, ¿Pero cuál es la correcta forma de alimentarnos para mantenernos saludables?

La clave es, que cada uno de nosotros tiene necesidades alimenticias diferentes. lo mejor que puedes hacer es visitar a un Médico Especialista en Nutrición para que te evalúe, te aconseje y logres obtener tus objetivos.

Según la mayoría de las recomendaciones médicas, debemos:

  • Beber suficiente agua diariamente; de 1,2 lt hasta 2 lt, dependiendo de tu estatura y peso corporal.
  • Ingerir alimentos de todos los grupos alimenticios, dejando la porción de grasas en el último lugar en cuanto a cantidad.
  • Comer cada 3-4 horas, porciones pequeñas y alimentos saludables, para evitar pasar hambre y que el metabolismo se mantenga activo.
  • Evitar grasas trans.
  • Ingerir diariamente una porción pequeña de grasas saludables proveniente de frutos secos naturales, aguacate o aceite de oliva.
  • Evitar alimentos procesados industrialmente.
  • Masticar muy bien los alimentos antes de tragar.
  • Comer pausadamente, con calma, estando consciente de lo que ingerimos.
  • Tener horarios definidos para cada comida.
  • Planificar los que vamos a comer durante el día, con el objetivo de ordenar, medir y cuantificar lo que ingerimos diariamente. así podremos optar por alimentos más saludables.
  • Preferir los alimentos frescos, ante los conservados.
  • Llevar contigo siempre un alimento saludable como una fruta o un lácteo bajo en grasas y azúcares, para no improvisar con alimentos procesados en caso de tener hambre.
  • No saltar ninguna comida.
  • El desayuno, idealmente se debe ingerir como máximo dentro de 1 hora después de levantarnos.
  • A la hora de la comida, tomarse el tiempo para ello e ingerir una cantidad mediana.
  • En la cena, disminuir la cantidad a ingerir, respecto al desayuno y la comida. Cenar ligero contribuye a un mejor dormir.
  • Dormir como mínimo 6-8 horas diariamente.

¿Quieres ver a un especialista?

En PINEAL utilizamos cookies propias y de terceros para analizar tus hábitos de navegación, realizar estudios estadísticos, ofrecerte publicidad así como para conectar y compartir en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la utilización de dichas cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies